Descubriendo la naturaleza

un día en la naturalezaEn villa x dos hay dos cosas claras que nos gustaría transmitir a nuestras gemelas: el amor y el respeto a los animales y el amor y el respeto a la naturaleza. Es una gran suerte vivir en un lugar rodeados de montañas, de árboles, de ese verde característico del norte. Así que cuando no nos apetece ir a la playa, porque nos pilla lejos, o cuando hace un día de esos como lo llamamos aquí “kili-kolo”, que no hace ni frío ni calor, ni sol ni nubes…aprovechamos para ir a alguna de las zonas recreativas adaptadas en plena naturaleza.
En cuanto pisan la hierba corretean sin parar por todos los lados. Recogemos hojas de árboles, piñas, cortamos hierbitas, deshojamos flores…bueno por lo menos lo intentamos. Las gemes son aún pequeñas pero ya empiezan a verse ciertos lazos “amorosos” entre ellas y los árboles o las hojas. Enseguida tocan las cortezas, les gusta su rugosidad y pueden pasarse tiempo sentadas en las raíces tocando las hojas que han caído o revolviendo la tierra.june y el árbol

Realmente no nos damos cuenta de lo importante que es que interactúen con la naturaleza hasta que no los vemos jugar plenamente en ella. “Para los niños, la naturaleza es parque de atracciones, excelente medicina y aula e aprendizaje. El contacto con ella mejora la salud, la capacidad de atención, el desarrollo motor y cognitivo, la autonomía, la seguridad y la adquisición de valores entre otros.” (LaVanguardia.es). No he visto reirse tanto a N cómo cuando juega con papá x dos al “pilla-pilla” entre los arbolitos; corre, se cae y se levanta como si nada, simplemente se la ve feliz.

Según la Fundación Caserta “el contacto con la naturaleza en la primera infancia es una huella imborrable”, nuestro compromiso como adultos es ser el puente que facilita esta unión entre nuestros polluel@s y la naturaleza. Esta misma fundación chilena que promueve el desarrollo integral de niños y jóvenes a través de juego cooperativo y actividades en contacto pleno con la naturaleza, nos da algunas recomendaciones para que el juego al aire libre sea provechoso:

  1. La experiencia al aire libre de los niños y niñas debe ser más intensiva que extensiva
  2. No se recomienda la actividad aeróbica (no es necesario agotarlos, sino sólo que interactúen con el entorno)
  3. Ya que su capacidad de asombro es absoluta, en cada rincón encuentran un universo. No es necesario dar la vuelta al mundo para conocerlo todo, en un pequeño espacio podrán aprender muchas cosas.
  4. Hay que evitar la sobre dirección, no hay que tratar de dirigirlos ni de planificar tanto estas salidas.
  5. Ocuparse de los cuidados necesarios para que disfruten esta actividad (crema solar, agua, frutas, etc.).
  6. Se trata fundamentalmente de brindar la posibilidad del encuentro con el entorno en base a los sentidos del tacto, equilibrio, movimiento y experiencia vital.

Simplemente hay que dejarles hacer, jugar, crear. Podemos ayudarles ofreciéndoles algunos objetos con los que poder interactuar con otro elementos del entorno natural. A J le gusta dar golpes con una cuchara de madera a los troncos y N le gusta meter en una cestita o bandeja todo aquello que le llama la atención: ramitas, flores, hojas secas, piñas, tierra, arena…
Para cuando son más mayores podemos inventar un montón de juegos muy entretenidos y didácticos como encontrar un trébol, crear una lista de cosas para buscar por entorno en el que estemos (algo verde, algo azul, un fruto…), coleccionar flores, buscar un tesoro…lo que nuestra imaginación nos diga.
Pero el contacto con la naturaleza puede ir más allá como dar de comer a los animales (J&N todos los días nos ayudan a dar de comer a Lukas y a Alfie, aún tienen un poco de miedo a nuestro longevo conejito de orejas caídas) o regar las plantas en casa (en Imaginarium podéis encontrar regaderas chulísimas).

Los niños son aprendices activos, investigadores, y la naturaleza ofrece una experiencia sensorial completa: se puede tocar, oler, ver, oír, probar…, así que es más fácil aprender allí que atado a un pupitre.

“Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la natiraleza” (Rousseau)

Anuncios

5 comentarios en “Descubriendo la naturaleza

  1. Al vivir en una gran ciudad salir al campo o a la montaña es casi un ritual para nosotros. Me encanta ver como bien dices mi hija disfruta de un mundo maravilloso en lo que todos son tesoros. Le gusta tanto que cuando le preguntas donde quiere ir de vacaciones siempre contesta que a la montaña. Me ha gustado mucho tu entrada 🙂

    Me gusta

  2. Están preciosas tus bebitas, yo soy como tú quiero que mis hijos tengan amor por los animales y la naturaleza. Si te gusta la naturaleza hay una aplicación de móvil que es de búsqueda del tesoro, te explico, la aplicación te da las cordenadas y la dirección de dónde está el tesoro y tu tienes que llevar un objeto, un muñequito de huevo kinder, no sé una chorrada, coges el tesoro que hay, y dejas el tuyo, o no llevas nada, lo encuentra y vuelves a dejarlo donde estaba, para que los próximos lo encuentren, y suelen estar escondidos en la naturaleza, es muy divertido con niños, ahora mismo no te puedo decir como se llama la aplicación porque estoy in móvil pero seguro que si buscas en google te sale su nombre es muy famosa en todo el mundo. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s